Skip to main content

67% de los adolescentes venezolanos no emplea métodos anticonceptivos

          
Venezuela
Venezuela 27/10/2010

Bayer realizó una encuesta mundial que contó con la participación de más de 5 mil adolescentes y jóvenes de 25 países, 7 de ellos de Latinoamérica, incluyendo Venezuela, obteniendo entre sus resultados, una tendencia cada vez mayor de relaciones sexuales sin protección entre las y los adolescentes latinoamericanos, a pesar de tener pleno conocimiento, impartido en casa y sitios de estudio, acerca de las alternativas más idóneas para prevenir embarazos no planificados e Infecciones de Transmisión Sexual (ITS).

Y es que según la encuesta Anticoncepción: ¿Quién es Responsable de Todos Modos?, efectuada entre abril y junio de 2010 en países como Argentina, Australia, Austria, Brasil, Chile, China, Colombia, Francia, Gran Bretaña, Italia, Malasia, México, Noruega, Perú, Polonia, Rusia, Singapur, Eslovenia, Corea del Sur, España, Suecia, Tailandia, Turquía y EE.UU., en Latinoamérica 56% de los adolescentes ha tenido sexo con una nueva pareja sin el uso de métodos anticonceptivos; y en el caso específico de Venezuela, 67% de los adolescentes admite haber tenido sexo sin emplear métodos anticonceptivos.

A nivel regional la principal razón que alegaron los encuestados fue no tenerlos a disposición antes de una cita que pueda conllevar a tener relaciones sexuales. Específicamente en Venezuela, 44% de los participantes indicaron no tenerlos disponibles al momento de la relación sexual y 18% porque consideraron que no tenían riesgo de embarazo. También se mencionaron otras causas, como no saber qué método utilizar, olvido, rechazo o disgusto de la pareja ante el uso de contraceptivos.

Para el Dr. Manuel Cabrera, director Médico de Bayer, "estas cifras demuestran la necesidad de romper muchos tabúes que se mantienen en torno al sexo para que los jóvenes puedan tomar decisiones informadas acerca de sus necesidades individuales. Los adolescentes de hoy encuentran con facilidad todo tipo de información por distintos medios, pero en muchos casos se sienten avergonzados o consideran que parecerán promiscuos si hablan abiertamente de métodos anticonceptivos con su pareja, de allí que puedan tomar decisiones inadecuadas o implementar métodos poco confiables y que no protejan efectivamente ante un embarazo no planificado ni una infección de transmisión sexual".

(La Región (Miranda), PP. 6, 27/10 – Johana Rodríguez)